Tag Archives: ecologia

Flores en el Desierto

Flores Desérticas

 

floresDesierto

 

Estamos acostumbrados a pensar en la floración de las plantas como un hecho exclusivo de las plantas mediterráneas, y nos choca un poco encontrarnos con plantas que florecen bajo un frío intenso o un calor abrasador

En este caso me referiré a las plantas desérticas. Algunas pasan todo el año de manera inadvertida creciendo sus hojas o prolongando sus tallos, y tal vez en algunos casos creando a su alrededor pequeñas colonias replicando esas mismas estructuras.

Sin embargo, con las últimas lunas de invierno y las primeras de primavera comienza la floración de plantas que hasta ese momento parecían sólo ofrecer el color verdoso de sus hojas.

En unos casos crece desde la base o desde el centro de sus hojas un tallo largo que de manera arbolada produce una cascada de flores que se abren de modo descendente.

Otras veces esas flores salen de entre las espinas de la cactacea y producen flores de distinto colorido.

Y en otros casos su floración se produce de manera similar a la de las plantas habituales de modo que en la prolongación de las nuevas hojas se desarrollan delicadas estructuras que terminan generando pétalos de color.

Por lo general los colores más frecuentes son el amarillo, rosado y anaranjado.

En unos casos, si la planta lo permite, dará un fruto que a veces es comestible. Uno de los ejemplos más cercanos lo podemos encontrar en las Chumberas en dónde antes de que crezca el fruto aparece una flor enorme de color amarillo o bien naranja con unos pétalos grandes.

Estas flores sirven de alimento a especies que se nutren de su néctar lo cuál favorece a su vez a la polinización de la misma.

 

cardo

 

Las fechas en las que se produce esta floración a finales de invierno y primeros de primavera es debido a que más adelante las condiciones de supervivencia son muy duras y no sería posible que sus flores sobrevivieran un solo día. Por eso se produce en un momento de clima más favorable.

De todos modos muchas veces depende del clima propio en dónde crecen estas plantas y de los microclimas a los que están sometidas.

Existen por todo el planeta desiertos de todo tipo. Unos son arenosos sin apenas sombras, otros son rocosos, existen desiertos helados en lo alto de macizos montañosos, y desiertos al pie de vergeles y oasis.

En toda esta variedad de desiertos las plantas desérticas han sabido desarrollar mecanismos de ahorro de agua y modos de alcanzarla mediante sus raíces por muy lejos que ésta esté. Un ejemplo de este tipo de supervivencia lo ofrece el Lentisco, una planta con tallos gruesos como una zarza, todo lleno de espinas largas y muy duras para protegerse de predadores, donde sus raíces alcanzan más de ochenta metros de profundidad.

Esto permite a esta planta aprovechar el agua del subsuelo y acuíferos que se llenaron con las aguas que cayeron de modo torrencial y se depositan en este lugar según la geología del terreno.

Así, con este aporte de agua, el Lentisco puede garantizarse un crecimiento continuado ofreciendo una floración regular cuando llega la estación del año adecuada.

Otro ejemplo es el del Abrojo o Cardo el cuál, está bajo tierra durante un año acumulando reservas de agua y nutrientes. Crea un sistema de raíz que retiene estos recursos de manera que cuando dispone de los mismos en cantidad suficiente, lo cuál ocurre cada dos años, crece, aprovechando la llegada de la primavera, por lo general en el mes de marzo o abril, construyendo un tallo cada vez más largo y grueso que puede alcanzar más de dos metros de altura.

Finalmente, en sus extremos, aparecen flores de color violeta que atraen a toda clase de insectos y pequeñas aves.

Lo más sorprendente de este proceso es que aunque ya en ese momento en el que inicia su crecimiento no hubiese lluvias o aporte de agua, su desarrollo sería el mismo ya que depende de sus reservas acumuladas en el último año y medio para garantizarse una floración a los dos años.

Son estos algunos ejemplos de cómo las plantas del desierto han ideado mecanismos de supervivencia para adaptarse a un entorno duro sin perder sin embargo su belleza natural y logrando competir en floración con las demás plantas que viven en entornos más amables.

 

chumbera_flores

 

 

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.aguadul.eu

http://www.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

 

Links de Interés:

www.terraecozen.com

www.jardinesdesemiramis.aguadul.com

www.aguas.bio

www.salutaris.online

Cambios de Tiempo y Cambio Climático

Cambios de Tiempo y Cambio Climático

 

fresas_enero

 

Este otoño pasado del año 2015 casi no se ha producido. En su lugar hubo un verano más largo y después un verano más fresquito, sin lluvia, sin viento, sin frío, sin nieve, y sin heladas.

Después, el invierno tampoco llegó. En su lugar hubo un otoño cálido con mañanas en las que hacía algo de fresco pero que en realidad, cuando salía el sol, al sol, hacía calor.

Finalmente, ya en el invierno recién estrenado de 2016 comenzó lloviendo algo, haciendo un frío propio del otoño y las primeras nieves al fin cubriendo las cumbres altas de la Sierra de Guadarrama.

Hoy hace mucho viento, igual que los dos días anteriores, con nubes que pasan a toda prisa.

Primero este viento fue algo helado por las primeras nieves caídas en la montaña cercana a Madrid, y ya hoy templado, primaveral, con alguna granizada puntual y chubascos caprichosos, reafirmó un invierno por el momento muy cálido.

No sé en qué estación estamos ya en realidad. Parece que vamos camino a una primavera con un invierno que no se ha producido, desde un otoño que se instala aquí en medio de este invierno veraniego, que debió ser en octubre.

Puede que cuando llegue el tiempo de primavera se produzca como ya ocurrió otras veces, un invierno prolongado hasta el mes de Mayo o incluso Junio, todo lo contrario del pasado año en donde la primavera veraniega comenzó en el mes de Febrero y casi aún no ha terminado.

Hace dos años en medio de Agosto había que ponerse una rebeca hasta bien pasado el medio día todo lo contrario que las calorinas de hace tres años y sobre todo los excesivos calores de este año pasado con un verano que ha parecido eterno.

Sigo sin saber qué nos espera después, pero ya lleva cambiando el clima bastante tiempo y tal vez nos acerquemos a un nuevo modelo de estaciones a nivel planetario debido a las modificaciones en el clima que hemos, parece ser, producido.

Cierto es que en el pasado se produjeron cambios también anómalos, incluso anteriores a estas modificaciones del clima por la influencia industrial del hombre. Esos cambios se reflejan en la anterior centuria en por ejemplo un río del norte de España, en Galicia, el río Miño, que tal fue la sequía que hubo aquel año, que se secó.

También se pueden contemplar varios lienzos pintados a partir del siglo XVI del río Támesis en Londres donde se celebraban ferias sobre su superficie helada con regularidad.

Al margen de la influencia de las actividades del hombre sobre el clima, parece existir una tendencia prolongada hacia períodos más fríos y más cálidos de manera rotativa, en ciclos de varios siglos, y ahora nos encontramos en uno de esos ciclos sólo que tiende hacia la parte más cálida.

Prueba de ello es que en unas macetitas sigo teniendo fresas. No son de la misma calidad que las del mes de Mayo, pero son dulces y lentamente siguen saliendo y cuajando la flor. Al menos hasta que llegaron estas últimas lluvias.

 

fresas_enero2

 

Pero no deja de sorprender que tengamos fresas en el mes de Diciembre y aún más en Enero. Si esto era raro en el mes de Noviembre del año pasado, ahora más aún.

Lo que parece ocurrir sobre todo, al margen de las medidas que realizamos, es que hacemos cuentas sobre el tiempo ocurrido en los últimos dos o cinco años, y tratamos de realizar pronósticos en base a estos datos para averiguar qué ocurrirá en el futuro.

No obstante, lo más sensato es observar con objetividad lo que ocurre, lo que ha ocurrido y poner esos datos en perspectiva global para decidir si es algo normal y si no lo es averiguar sus causas para ponerlo remedio y corregirlo.

 

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.aguadul.eu

http://www.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

 

Links de Interés:

www.terraecozen.com

www.jardinesdesemiramis.aguadul.com

www.aguas.bio

www.salutaris.online

desarrollo sostenible

Desarrollo Sostenible

 

El desarrollo sostenible es bien simple de entender pero difícil de realizar.

En el fondo de este asunto está la humanidad en relación a las demás personas. Y por humanidad se entiende a ese conjunto de individuos que viven en este planeta agrupados en distintos sectores y poblaciones, que se rigen por un principio vital de existencia y desarrollo.

El conflicto surge cuando todas estas personas hallan distintos modos de llevar a cabo esta existencia y desarrollo.

Unos grupos deciden usar aquello que ellos mismos producen y otros sin embargo usan unos recursos sin control de manera que estos mismos recursos no se regeneran. A medio y largo plazo esta última postura conduce a la extinción.

Ahora, el problema es que el miedo gobierna nuestras decisiones y nadie quiere pasar necesidad en el futuro, y necesita una seguridad y garantía. Y en esto hay de nuevo dos caminos, el camino de aquellos que comparten lo que tienen y la de aquellos que hacen acopio de todos los recursos disponibles por temor y desconfianza hacia los demás.

La solución está en nuestras manos y es tan sencilla como «estar informados», «conocer a nuestros vecinos», «dialogar con ellos sean amigos o enemigos», y sobre todo «producir al menos la misma energía que consumimos».

De esto modo habrá un futuro próspero y sostenible para ese camino que debe recorrer, no sin dificultad, la humanidad, al menos tal y como ahora la conocemos.

 

 

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.aguadul.eu

http://www.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

 

Links de Interés:

www.terraecozen.com

www.jardinesdesemiramis.aguadul.com

www.aguas.bio

www.salutaris.online

el cambio climático que viene en noviembre

El Cambio Climático que viene en Noviembre

 

Me gusta la naturaleza y en casa cultivo plantas de toda clase.

Cada planta tiene un ciclo que se rige por las estaciones y según el germinan, crecen y dan flores y frutos.

Pero hace varios días que estoy preocupado.

Me inquieta ver cosas que otros años no había ocurrido, y puedo decir que llevo muchísimos en esto.

 

fresa_noviembre

 

En las fotos que se muestran se pueden ver fresas a mediados de noviembre, y siguen saliendo flores. También, de una pequeña higuera están saliendo de nuevo más higos cuando ya no toca.

Esto no es normal. Se está produciendo una segunda primavera durante el otoño. Ya estamos muy cerca del ecuador de la estación y el clima que tenemos no es natural.

El otro día, en un programa que es anterior a la información meteorológica, estuvieron explicando acerca del calor que está haciendo este otoño.

Ya estamos en el mes de noviembre y parece primavera.

Según la información disponible, sólo entre octubre de 2013 y octubre de 2014 se ha registrado una temperatura media, a nivel global de + 0.65 grados, desde que se dispone de registros, por encima de la media que ya existía. En términos ambientales es un dato demasiado alto y no existen precedentes. Jamás esta temperatura ha variado tan rápidamente en tan corto espacio de tiempo.

Si se repite y mantiene el fenómeno en años sucesivos sería patente y visible el cambio climático igual que se venía vaticinando.

Todo este asunto del cambio de estaciones está propiciado por la duración de los días. Al ser los días cada vez más cortos, la región del Sahara en África irradia cada vez menos energía y las masas de aire caliente se van enfriando y disminuyendo su tamaño.

De este modo las masas de aire frío que se sitúan sobre el Polo Norte avanzan hacia latitudes inferiores propiciando la llegada de aire frío, borrascas y por tanto lluvias.

Pero el problema está en que estas masas de aire frío están vinculadas directamente con la masa de hielo situada en el Casquete Polar, y hace ya dos años que esta masa de hielo se ha reducido en casi un veinte por ciento.

Por esta razón, al haber menor cantidad de hielo en el Polo Norte, las capas de aire frío no tienen la misma fuerza que antes y son sujetadas por las masas de aire cálido del desierto originando un retraso cada vez mayor en la llegada del tiempo típicamente otoñal.

Desde la división que la Nasa emplea para el estudio del clima a nivel planetario, y que se puede consultar a través de su sitio web, se pueden ver fotografías bastante inquietantes sobre la cantidad cada vez menor del hielo polar, hielo que cada año se reduce un poco más.

Se pueden ver extensiones enormes de hielo sólido que ahora son mar abierto y también se pueden ver regiones glaciares que antes estaban repletas de nieve, convertidas ahora en enormes extensiones rocosas de tierra firme.

El retroceso de estos hielos no tendría mayor importancia en sí si no fuese porque refleja a la perfección un escenario ya descrito como hipotético hace más de tres décadas y que ahora se viene produciendo de manera visible, y que en estos escenarios hipotéticos del pasado se vaticinaban consecuencias impredecibles a medio y largo plazo.

En un primer paso se produciría como ya se puede medir, el aumento global de la temperatura de la atmósfera terrestre ( desde la superficie hasta los ocho mil metros ), lo que originaría el deshielo de regiones polares, tanto norte como sur, y regiones de alta montaña en distintas latitudes, desde el Kilimanjaro en el ecuador africano, Andes en toda su cordillera, Urales en Asia, y otros.

En un segundo paso se produciría la elevación del nivel del mar afectando a distintas zonas costeras de todos los continentes.

Y en un tercer paso, se producirían cada vez estaciones de otoño y primavera más cortas y extremos en las temperaturas globales, tanto en el invierno como en el verano.

Esta última parte lleva asociados otros cambios en las variables ambientales tal y como las conocemos. Afectaría muy directamente a las migraciones de aves y otras especies, a causa del retraso o adelantamiento en la proliferación de insectos, de manera que afectaría a sus poblaciones y a la vez al resto de la cadena alimenticia. Por supuesto muy directamente afectaría al hombre en lo referente a la agricultura. Muchos campos de cultivo dependen de la polinización de estos insectos y si no se produce o se produce tarde, el alimento no llega.

En otro orden de magnitud, al alterar un sistema que no se comprende bien, pueden ocurrir nuevos fenómenos que no se conocen hasta la fecha.

Se entiende que el aumento de las temperaturas es debido a la acumulación de gases de efecto invernadero, detallados muy bien en estudios ahora ya concluyentes. Sin embargo este fenómeno, lejos de corregirse sigue aumentando tal y como se puede consultar en informaciones acerca de los planes de desarrollo de todos los países.

Y leído esto, ¿podemos hacer algo?.

Tal vez lo podríamos haber hecho antes, pero ahora ya parece poco probable que exista una solución a un sistema climático que ya ha cambiado y en ningún momento estuvo bajo nuestro control. Ahora tampoco.

El sistema tal como se percibe va a seguir cambiando cada vez más.

Una dificultad extraordinaria consiste en que el sistema tal cual está alterado ya no hay modo de volverlo al comienzo, y seguramente no dispondremos de la tecnología suficiente hasta dentro de más de un siglo para invertir el proceso. En otros términos se podría decir que aún no han nacido las personas que den con esta tecnología.

Todo podría ser más sencillo si el cambio tal y como se producirá, fuese más pausado y gradual.

De esa manera habría un período de adaptación natural, tanto para las especies naturales ya sean animales y vegetales, más o menos acelerado pero posible

Sin embargo, según los modelos de simulación matemáticos, y esperemos que estén equivocados o sean inexactos, todo parece indicar que los cambios no sólo seguirán su ritmo de cambio sino que se verán acelerados, en donde los escenarios que se dibujan escapan a la comprensión de lo que se podría entender como un entorno habitable. O dicho de otro modo, potencialmente, se generarán conflictos, tensiones, y catástrofes en todos los órdenes, tanto físicos, políticos, como sociales.

Sin embargo, de momento, siempre hay lugar destacado para la esperanza. Cada vez somos personas más preparadas y nos comunicamos entre todos mejor y a mayor velocidad.

Estas habilidades pueden frenar casi en seco todos los escenarios de catástrofe que se podrían producir.

Pero es necesario precisamente eso, que nos comuniquemos entre todos de una manera más eficaz, a un nivel personal, social y político.

Sólo cuando entendamos qué ocurre y qué se puede hacer para mejorarlo, podremos ser partícipes activos del cuidado y mejora de nuestro entorno global y más cercano.

También podremos seguir con los buenos hábitos de, consumo responsable, uso de energías renovables, y disminución de nuestra huella ecológica.

 

flores_fresa_noviembre

 

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.aguadul.eu

http://www.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

 

Links de Interés:

www.terraecozen.com

www.jardinesdesemiramis.aguadul.com

www.aguas.bio

www.salutaris.online