Category Archives: incendios

Incendios: La Amenaza Vegetal Global (parte II)

La amenaza vegetal global que suponen los incendios forestales tiene consecuencias ambientales y sociales.

Parte II del artículo:

http://jardinesdesemiramis.com/incendios

 

Fuerzas de Seguridad y Emergencias

Como se podía leer en la parte primera de este artículo, un incendio es un accidente y a la vez una catástrofe con la que es muy difícil combatir.

Cuando se declara un incendio, ya es muy difícil de solucionar y llevará al menos varias semanas tratar de controlarlo y contenerlo para después extinguirlo.

Los bomberos y servicios de emergencia idean estrategias de control y contención para estabilizar el incendio cosa que se complica cuando hay varios focos.

En este caso se pasa de tener un problema a varios problemas a la vez. Ya no sólo se trata de contener ese fuego sino de establecer un perímetro de seguridad suficiente para poner a salvo a todas las personas de aquella zona.

En todos los incendios han participado los bomberos de todo el territorio peninsular. Pero también a sido necesaria la colaboración de la unidad militar de emergencias (UME) la cuál interviene en casos graves y de gran emergencia.

Bombero trabajando

Es esencial la coordinación y creación de un gabinete de crisis desde el que se articulen las acciones a llevar a cabo desde los distintos puntos de control y mando.

En estos casos se hace necesaria la preparación y actuación disciplinada, metódica y de organización militar de cuerpos como Protección Civil, Policía, Guardia Civil, Ume, Cruz Roja y otros efectivos llegados de países cercanos.

Ante una emergencia grande se hace necesario coordinar el empleo de medios aéreos y terrestres para la extinción de estos enormes incendios.

El problema surge sobre todo cuando se declaran incendios en varias provincias y varios países cercanos en donde las posibilidades de sofocarlos son menores al no poder colaborar conjuntamente entre todos esos medios.

El empleo del ejército en estas tareas así como de cuerpos con organización parecida son necesarios ante catástrofes que se escapan de control, catástrofes como el fuego que no negocian, que en realidad no quieren nada y que no obedecen a ningún plan preestablecido, quemando sin control todo lo que encuentre a su paso.

Es aquí donde nos encontramos cara a cara con nuestra faceta más antigua y ancestral en donde tratamos de salvarnos y salvar a nuestros semejantes cuando nos sentimos amenazados ante un peligro que nos supera.

Cada vez más parece que la solución está cercana a la prevención , vigilancia y concienciación ante un problema creciente de magnitudes y complejidad enorme.

Helicóptero vigilando

Legislación y Protección Medioambiental

En todo lo concerniente al medioambiente existe sobre todo una base legal. Las leyes y normativas españolas junto a las directivas europeas delimitan lo niveles de protección medioambiental en un marco jurídico.

Existen tipificadas multas, sanciones, y delitos ecológicos de todas clases según su gravedad y alcance.

También en relación al tema hay todo un sistema en donde legalmente, según la denuncia de los hechos el asunto queda sujeto a la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECRIM)

Se puede consultar toda esta legislación y normativa la cuál es casi idéntica en todos los países. Sin embargo varían enormemente en la cuantía y gravedad de las sanciones así como la aplicación de castigos ejemplares los cuales dependen del juez.

Aunque no se trata de centrar todo este asunto en las sanciones y los castigos. Tal vez sea necesario otro tipo de actuaciones.

También hay que considerar que no es lo mismo un país en donde durante el año está todo nevado o llueve constantemente que otro más cálido en proceso de desertización. Estos dos países podrán tener una legislación similar y parecerá que en uno de ellos funciona y en el otro no. Sin embargo podríamos concluir de manera muy razonable que es más debido al clima propio que a su efectividad legal, prevención y aplicación de sanciones.

Bosque quemado por incendio en parque del Sureste (Madrid) en agosto de 2015.

Análisis del panorama general

En la actualidad parece que padecemos un ataque global al medioambiente. Lejos de protegerlo cada vez parece que se trata de superar en atrocidad el año anterior.

Esta situación conduce a una desertización y deforestación global que cada vez será más cara a nivel medioambiental y por tanto social. Con frecuencia se proponen planteamientos en los que estas dos cosas van separadas cuando es justo lo contrario.

Viendo el número creciente de estos incendios que se superan cada año, parece que hubiese un interés por deshacerse de todo tipo de vegetación sobre todo en parques naturales y zonas de especial protección medioambiental.

En estos parques y parajes naturales que parecen ser el blanco de estos ataques, no se puede en ellos ni cazar, ni pescar, ni extraer madera, ni usar su espacio, ni urbanizar, ni extraer materias de ninguna clase. Tan sólo se pueden desarrollar pequeñas iniciativas locales.

Pero este tipo de iniciativas sostenibles describe a la perfección un modelo totalmente opuesto al sistema económico y comercial que hay instalado en la actualidad y que por una legislación débil, extremadamente lenta, en numerosas ocasiones denunciada como pactada, es incapaz de solucionar el problema.

Para cuando se pueda arreglar legalmente esta situación haciendo un pronóstico de su crecimiento exponencial, es lo más probable que no quede ya nada que quemar.

Sin embargo incluso desde el punto de vista de la depredación comercial que se lleva a cabo en la actualidad, tal como se entiende actualmente por varios grupos que así lo denuncian, el asunto no tiene futuro porque en él perdemos todos. Perdemos por un lado el presente y perdemos por otro el futuro.

Así haciendo un planteamiento muy básico como si fuera uno de esos programas infantiles como el popular «Barrio Sésamo» de hace varios años, a menos árboles menos lluvias, y si no llueve tampoco crecen plantas, y sin vegetación no se produce oxígeno, y sin oxígeno, todos morimos.

Incendio de depósito de neumáticos en Seseña (Toledo) en mayo de 2016

Parece que todo está ahí porque sí, pero obedece a un sistema ecológico del que todos formamos parte. Es igual que una nave autónoma que llevase su agua, aire y alimentos. Pues con el planeta Tierra pasa igual, se trata de un sistema cerrado.

Así es muy necesario mantener una biodiversidad cada vez más rica y favorecer los sistemas ecológicos naturales. Toda alteración de ese equilibrio nos afectará negativamente convirtiendo este lugar en inhabitable.

Se trata de incendios provocados en su gran mayoría, que pone en peligro a poblaciones enteras ahora y a todas las generaciones futuras. Se trata de incendios que calcinan un monte que tal vez se recupere dentro de cincuenta años o nunca porque construyan sobre el mismo.

Incendios en los que nunca aparecen responsables ni culpables, tal vez algunos sospechosos que finalmente quedan absueltos por falta de pruebas, en donde al final no es juzgado casi nadie.

Bosque quemado por incendio en parque del Sureste (Madrid) en agosto de 2015.

¿Qué fue de la persona que provocó el incendio de Soria que se contaba en la parte I de este artículo, que dejó varios muertos y daños medioambientales de valor incalculable?. Y la persona que arrojó esa colilla desde un coche incendiando parte del parque natural del Sureste cercano a Madrid, ¿quién es, y dónde está?. ¿Qué pasó con todo aquello? ¿Y con los demás incendios?. Al final no se sabe quiénes fueron. Es más, al tratarse de negligencias de tipo accidental en estos dos casos mencionados, seguramente no lo sepan ni los interesados.

Son solo algunos ejemplos de la dificultad de evitar que todo esto se produzca. No hay manera de que alguien pague por ello. Aunque es peor aun porque, de encontrarlas, esas personas no podrían reparar todo ese daño producido de ninguna manera.

Más bien parece que la solución parte de nuevo de la prevención y sobre todo concienciación global y corrección en los hábitos peligrosos que se llevan a cabo a diario de manera aparentemente inofensiva y que pueden crear un problema enorme.

Bosque quemado por incendio en parque del Sureste (Madrid) en agosto de 2015.

Casos fuera de España

Igual que se listaban varios incendios recogidos por la prensa este año por toda la península, en países cercanos ocurrió también parecido.

¿Cómo es posible que, como denunciaban recientemente los medios de comunicación, en Portugal se halla quemado ya este año tres veces más de todo lo quemado en los últimos 10 años?.

En esos mismos medios se ha denunciado como en el país luso, sólo en la semana anterior a mediados de agosto de este año aparecieron más de 1.200 incendios nuevos. ¿Cómo es esto posible?. ¿Quién está detrás de todo esto?, y ¿por qué ocurre ahora?.

La mayoría de esos incendios, denunciaban, producidos después de las siete de la tarde, respondían a un patrón en donde hay una organización perfectamente coordinada y que suponen, según las regiones o países más del 80 % del total estos incendios que son provocados.

En Estados Unidos y Australia se producen todos los veranos literalmente el infierno sobre la tierra. Millones de metros cuadrados son abrasados cada año en donde no vuelve ya a crecer nada. También ocurre en otros muchos países por todo el globo.

Este año a raíz del primer incendio ocurrido en Portugal se bautizó un nuevo término denominado «tormenta de fuego» para referirse a un fuego repentino y explosivo que arrasa varios cientos de metros en pocos segundos.

Helicóptero trabajando en tareas de extinción de un incendio.

Este año por el aumento repentino de estos incendios, en Portugal sobre todo, a parte de las pérdidas materiales incalculables, se han cobrado la vida de numerosas víctimas las cuáles murieron dentro de sus coches en carreteras envueltas en llamas a miles de grados que lo arrasaron todo a su paso.

Es algo muy triste que una cosa así pueda ocurrir con los medios que se suponen hoy. Es también muy lamentable que las personas que lo provocaron sigan libres, y peor, que nunca se sepa quiénes fueron.

Parece que por muy dramática que sea una de estas historias, permanece envuelta en un halo de impunidad y anonimato demasiado cruel.

Cuando leía sobre estos casos ocurridos creía que era un relato de ciencia ficción, pero la realidad lo superaba. Es increíble que nos esté ocurriendo todo esto.

Especialmente dramático e inquietante resultó ver cómo en el mes de julio se produjeron incendios de enorme gravedad en la «costa azul francesa». Es algo que no había ocurrido. Tuvieron que evacuar a más de 10.000 personas.

Todo este verano demasiado largo han tenido como protagonistas a los países del Mediterráneo. Portugal, España, Francia, Italia y Grecia se han estrenado a diario con nuevos incendios de mayor o menor gravedad.

Parece que el problema ya no es local sino que afecta a regiones completas, regiones en donde el clima ha cambiado y es más seco y el suelo es cada vez un poco más desértico.

El Agua y el Clima

¿Hay lugar para la esperanza?

De seguir así parece que el próximo año ocurrirá de nuevo todo esto.

Hidroavión en servicio en labores de extinción de un incendio.

Los veranos son cada vez más secos, veranos que ya comienzan en primavera y terminan casi en invierno. Ahora los incendios son en casi cualquier época del año porque antes era todo más frío, más lluvioso y más húmedo.

Así en este sentido parece que la cosa irá a más.

Eso en relación al clima pero, ¿qué ocurre con la legislación?. ¿Es tan difícil vetar toda clase de explotación comercial en zonas de especial protección?.

Será algo tan sencillo como aprobarlo por ley, y no dejar margen para cambiarlo de nuevo en unos años, sino más bien reforzarlo legalmente y además ampliarlo.

Un territorio más protegido de esta manera es garantía de riqueza. Cualquier otro modelo que lo amenace creará unos indudables beneficios a muy corto plazo pero sin ningún futuro ni posibilidad de regeneración.

Parece que desde siempre cuesta firmar esta clase de acuerdos. Se teme un gobierno de talante ecologista aunque nunca lo hubo. Pero es peor porque cuando ha habido alguno que simpatizaba con esa manera de hacer el mundo, no se vio gesto alguno sobre el papel.

En estos casos tampoco hubo ni más leyes, ni más dinero, ni más protección quedando todo en actos simbólicos dirigidos a la esperanza futura.

Pero esos gestos y buenas acciones no sirven de nada si no se acompaña de acciones. No trabajar en el problema desde su raíz y demorar su solución no hará otra cosa que hacerlo más fuerte y su raíz más profunda enredándolo todo.

De esta manera llegados a ese punto ya no habrá manera de hacer nada porque lo raro y extraño será «el sentido común» convirtiéndose el mismo en una amenaza.

Así toda aquella persona que piense de manera coherente será considerada un enemigo del sistema, que es más o menos lo que ya ocurre ahora.

No obstante aún se está a tiempo de encontrar una solución y equilibrio a este conflicto que se nos plantea.

Parque natural con enorme riqueza medioambiental.

Propuestas de soluciones

Desde los distintos órganos de gobierno al menos no parece que se esté haciendo mucho. Tal vez se esté haciendo pero no se está divulgando esa tarea.

Crearía un cierto optimismo y un lugar para la esperanza saber que se está creando un plan real para solucionar este problema.

Igual que cuando aparece una crisis de algún tipo se crean «grupos de trabajo» especiales desde áreas multidisciplinares, se debería crear a nivel nacional e internacional un modo conjunto de actuar para ya no sólo dirigir políticas en este sentido, sino sobre todo «ponerlas en marcha» de manera visible.

Igual que ocurre con la Interpol a nivel transfronterizo, se podría crear algo similar a nivel medioambiental para esta protección. El trabajo conjunto de distintos países vecinos en esta legislación así como acciones concretas de puesta en marcha sería una manera hacer frente a estos problemas en las próximas décadas que serán muy difíciles.

Es algo parecido a los acuerdos de la Unión Europea, los cuáles demuestran tanta fragilidad como fragmentado está el mapa político de sus integrantes.

Tal vez se deba mejorar esa manera de difusión y sobre todo la implementación de esos grupos de trabajo haciendo al ciudadano de a pie participante.

 

Artículo de Interés relacionado:

http://www.aguadul.eu/OrigendelFuego

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

http://www.aguadul.com

http://www.aguadul.eu

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

 

%MCEPASTEBIN%

Incendios: la amenaza Vegetal global

Incendio apagado en Parque Natural del Sureste (Madrid). Agosto de 2015.

Incendios. Amenaza Vegetal Global.
(parte I)

El fuego en medioambiente

El origen del fuego es algo que nos acompaña desde que somos humanos. Haciendo un balance global le gana lo positivo pero desde un punto de vista medioambiental es claramente algo negativo.

Es negativo en todos los sentidos debido a que está asociado a un accidente natural como la caída de un rayo o bien a algo provocado por el hombre, bien acordado como puede ser una quema autorizada, o bien por desacuerdo, es decir, un incendio intencionado por motivos .

En cualquiera de los tres supuestos el medioambiente pierde, y por tanto nosotros.

En el siguiente enlace se habla más en profundidad acerca del origen del fuego y algunos de sus usos más extendidos como en la agricultura y en otras actividades.

 

http://aguadul.eu/origendelfuego

 

Los incendios forestales. ¿Qué ocurre en ellos?

Cuando se produce un incendio en la naturaleza el desastre es inmenso.

Es igual que si comparamos un fuego controlado y producido en la cocina de nuestra casa para hacer una comida, frente al incendio de toda la cocina, toda la casa y además las casas de los vecinos cercanos.

 

"Elk Bath" – A wildfire in the Bitterroot National Forest in Montana, United States

Foto 01: Montana, United States. Taken by John McColgan, employed as a fire behavior analyst at the Forest Service, an agency of the U.S. Department of Agriculture.

 

En un bosque o parque natural ocurre del mismo modo. Así cuando se inicia, ya no hay modo de contenerlo, devorando sus llamas todo a su paso.

Ya no sólo los daños se limitan a los árboles quemados y arbustos. Los daños son mucho mayores porque se tarda una media de 50 años en repararlo todo.

Cuando las llamas han pasado, se tardan varios días en enfriar todo el suelo y restos. Aquel suelo se ha expuesto a temperaturas de más de mil grados lo que quiere decir que no sólo quema la vegetación sino también el suelo.

El suelo a esa temperatura según el material, sufre distintos procesos de alteración y ninguno bueno. Toda la materia orgánica por debajo de la superficie hasta incluso más de medio metro queda desaparecida.

Es peor que un desierto porque en el caso de un incendio no queda nada vivo, ni colonias de insectos, ni pequeñas plantas, ni musgo ni líquenes ni nada. Toda biodiversidad queda desaparecida y la cadena dentro del ecosistema se rompe.

Se dice que hay pocos lugares más silenciosos que un bosque consumido por las llamas tras un incendio. Es así porque nada vivo hay allí y no se oye nada en absoluto.

Así, no habrá manera de que alguna especie puede vivir allí hasta al menos uno o dos años en que se iniciará de nuevo una colonización biológica de manera natural.

 

Incendio apagado en Parque Natural del Sureste (Madrid). Agosto de 2015.

 

Por procesos muy lentos el suelo se va regenerando poco a poco. Mediante trabajos de reforestación y tratamientos del terreno es posible que se acelere el proceso natural. No obstante, no es algo milagroso, simplemente se acorta el tiempo en cinco u ocho años sobre los cincuenta años que se comentaban los cuales siguen siendo mucho tiempo para que todo se regenere.

A los diez años ya hay un cambio importante porque quedan asentadas las primeras cadenas biológicas de manera estable. Sin embargo los arbustos son enanos y los árboles muy pequeños aún, de tan sólo metro y medio de altura, con un tronco estrecho y una copa pequeña que da escasa sombra.

Mientras tanto el terreno se erosiona más rápido al paso del agua y por la acción del viento hasta que la vegetación se fija.

Todavía harán falta diez años más para ver un pequeño dibujo de cómo será en tres décadas aquel bosque. Los árboles ya son más gruesos aunque de pequeño porte, y los arbustos más numerosos. Ese pequeño bosquecito ya produce mucho oxígeno y refresca el ambiente cercano.

La sombra ha refrescado el suelo y bajo las copas de los árboles se han instalado colonias de insectos que corretean sobre musgos y líquenes. Esos insectos, cuantos más mejor, serán el alimento de aves y pequeños reptiles.

 

Humedales de alto valor ecológico en el Parque Natural del Sureste (Madrid)

 

Las plantas menores y los frutos serán el alimento de roedores, conejos y gamos. Después aparecerán predadores más grandes cerrando el círculo del ecosistema.

Cincuenta años más tarde estará todo como al principio.

Pero, ¿cómo ha comenzado todo este problema? Son muchos años los que hay que dejar pasar para tener lo mismo que ya había.

 

Clases de Incendios y maneras de prevenirlos

Los incendios en la actualidad se deben clasificar desde un punto de vista Legal y Medioambiental para determinar el origen, los daños producidos, sus consecuencias y las actuaciones a seguir para enfrentar el problema.

Los incendios naturales son aquellos producidos sin la intervención de las personas, por motivos sobre todo climáticos.

 

Tormenta eléctrica de Verano al Sur de Madrid. Julio de 2017.

 

El caso más común es el de los rayos caídos al suelo durante tormentas eléctricas. Un suelo y clima secos junto a un iniciador producirá el comienzo de un fuego que arderá regido por la dirección de los vientos y la topografía del terreno. Permanecerá activo mientras se pueda seguir alimentando del combustible encontrado a su paso como son árboles, arbustos y pastos.

Sólo se detendrá cuando no halla nada ya que quemar, por descenso brusco de la temperatura o bien por la llegada de lluvias. También encontrar un terreno húmedo o barreras naturales como son cauces de ríos o bien cumbres rocosas elevadas pueden detenerlo.

El iniciador a parte de un rayo puede ser también, si es el caso, la llama de lavas volcánicas en erupciones cercanas a un terreno seco, aunque en estos casos el incendio pasa a ser el menor de los problemas comparado con la catástrofe de una erupción.

Los incendios fortuitos se producen de manera accidental como es el caso de aquellos que son provocados por un accidente de tráfico en donde los coches accidentados pueden arder y de paso producir un incendio cercano. Eso mismo ocurrió a primeros del mes de agosto este año en España en donde se originó un enorme incendio.

Otros casos se han producido cuando alguna «quema autorizada» se ha descontrolado de modo que traspasa los espacios asignados y crecen rápidamente incendiando todo a su paso.

También hay incendios que se inician del modo más insospechado como por chispas producidas por el herraje del ganado sobre un suelo rocosos muy caliente y con vegetación seca a su alrededor.

Hay una nutrida lista de casos en que se produjeron chispas por los motivos más extraños.

El caso de los incendios por negligencias responden por ejemplo a fuegos no autorizados, bien por no ser el lugar adecuado o por estar fuera de las fechas recomendadas.

 

Helicóptero colaborando en la extinción de un incendio cercano a Chapinería (Madrid). Julio de 2013

 

El caso más conocido es el de la realización de «barbacoas» y comidas al fuego en el monte. Antes se podían hacer este tipo de comidas con fuego tomando precauciones. Hubo que prohibirlo y limitarlo a las zonas habilitadas como merenderos debido a los incendios constantes.

Pero como siguió sin funcionar, se limitó a esas zonas prohibiéndolo en Verano. Finalmente quedó prohibido realizar cualquier clase de fuego en cualquier lugar del campo en cualquier fecha del año.

Muy dramático fue un incendio iniciado en la provincia de Guadalajara en julio de 2005 en donde se arrasó una parte enorme del Parque Natural del Alto Tajo que quemó todo a su paso en un fuego avivado por un viento muy elevado que puso en peligro numerosas poblaciones y terminó con un balance de 11 muertos.

Los 11 fallecidos, dos agentes medioambientales y nueve bomberos perdieron la vida tratando de apagar aquel fuego en un episodio negro que aun se recuerda.

Estos profesionales quedaron rodeados por el fuego y perecieron. Milagrosamente sólo se salvó uno el cuál se refugió como última opción, al verse acorralado, bajo el camión desde el cual había por las pérdidas de agua en las juntas de ensamblaje, un goteo constante de agua lo cual mojó a este bombero todo el tiempo que duró el incendio salvándolo la vida.

Toda aquella tragedia comenzó por «una barbacoa en una zona habitada para ello» que por el viento se descontroló y sus brasas terminaron quemando el suelo seco, y desde allí, llevándose por delante miles y miles de hectáreas de bosque.

 

Incendio apagado en Parque Natural del Sureste (Madrid). Agosto de 2015.

 

También es una negligencia arrojar colillas encendidas desde un coche en marcha.

En agosto de 2015 se inició un incendio enorme junto a la carretera de Valencia a su paso por la localidad de Rivas Vaciamadrid por una colilla que se lanzó desde un coche.

En esta ocasión la brisa avivó ese cigarrillo hasta prender un lateral de la carretera lleno de vegetación seca que incendió con rapidez todo un terreno lleno de matojos secos situados entre la autopista y el río Manzanares.

Fue tal la virulencia de las llamas, que arrasaron todo a su paso en poco tiempo. Ese viento elevó por el aire miles de ascuas que saltaron volando el río prendiendo la margen contraria y ascendiendo por los famosos Cortados de Yeso de aquel paraje en pleno Parque Natural de Parque del Sureste.

Un humo blanco cada vez más denso que iba y venía, hizo detener el tráfico de la autopista ante la invisibilidad producida. En ese lugar se produce la unión entre el río Manzanares y el río Jarama en donde a parte de corrientes de agua las hay de vientos, y estos remolinos envolvieron en fuego todo a su alrededor en un incendio desbocado calcinando miles de pinos que crecían allí desde hace varias décadas.

Todo aquel sector del parque quedó negro como el tizón, con el esqueleto desnudo de troncos y ramas sin vida, y un humo que salía de sus brasas que tardó en apagarse varios días.

Gracias a que justo al lado se encontraba el centro nacional de Protección Civil y detrás del bosque el Complejo Militar de La Marañosa, se pusieron en marcha todos los efectivos posibles para apagar aquel infierno.

 

Hidroavión regresando a recargar agua en embalse de la Sierra de Gredos(Madrid) para sofocar incendio cercano a Chapinería. Julio de 2013.

 

La buena comunicación del lugar facilitó la llegada de todos los servicios de seguridad como Bomberos, Guardia Civil y Policía los cuales a través de numerosos medios terrestres y aéreos pusieron fin a ese desastre en dos días, dándolo por controlado en menos de ocho horas.

Era impresionante ver como aquellas columnas de humo altísimas que cegaban toda visibilidad y esas llamas penetrando por aquel pinar eran rociadas por miles de litros de agua arrojadas desde dos aviones y un helicóptero.

Los dos aviones uno detrás del otro soltaban varias toneladas de agua formando un arco de lluvia que caía sobre los pinos que ardían. No parecía gran cosa desde lejos porque el frente del incendio era grande y este agua al llegar al suelo nublaban esos pinos igual que si una nube cayera sobre ellos.

Observado de cerca impresionaba mucho como la luz del sol brillaba sobre ese agua en donde se notaba como aquel torrente líquido enfriaba y refrescaba el fuego golpeando con fuerza sobre el suelo.

Después de ganar aquella pelea quedarían aún muchos otros años de lucha desde la limpieza de aquel desastre hasta iniciar la total recuperación arbórea que se iniciaría con las primeras tareas de repoblación, eso sí, unos años más tarde.

Otros casos de incendios por negligencia son aquellos que se inician tras dejar en el campo botellas de cristal o vidrios rotos los cuales pueden producir fuego con el Sol por su efecto de lupa.

También llevar el móvil encendido durante una tormenta eléctrica de verano en medio del campo en donde un rayo puede alcanzar el suelo tratando de seguir la baliza del teléfono móvil, es otro riesgo de incendio fortuito.

Y así una lista que podría continuar con hábitos y situaciones comunes pero que pueden generar un enorme problema.

 

Incendio apagado en Parque del Sureste, muy cerca de Rivas-Vaciamadrid. Agosto de 2015.

 

Un caso más grave es el de los Incendios Intencionados

Se considera que un incendio es intencionado cuando se provoca a propósito y no está autorizado. Es el caso de personas que obedecen a una motivación bien personal o económica.

Una motivación personal para iniciar el incendio puede ser por enfermedad mental como aquellas personas que sufre la «piromanía». Esa palabra que procede del griego «fuego» y «locura», nos da una idea clara de en qué consiste. Se trata de la emoción y atracción por ver arder las cosas y está considerada una psicopatía.

Un caso famoso que alguna vez se asoció a esta patología lo encontramos en Nerón al cual se atribuye en julio del año 64 el incendio de Roma.

 

Foto 02: El gran incendio de Roma – Hubert Robert

 

Pero son más frecuentes las motivaciones económicas o por encargo. En este caso se trata de personas que persiguen por lo general la recalificación de un terreno que por el momento no se puede usar para sus propósitos.

Otros casos de motivación personal son aquellos que responden a venganzas personales por disputas diversas y que mediante el incendio se trata de hacer el mayor daño posible a esas otras personas, por lo general propietarias de ese terreno.

 

Incendios recogidos por la prensa

Este año las portadas de los periódicos casi a diario igual que las noticias fijas en informativos tuvieron como protagonistas los incendios.

Un verano que realmente parece que comenzó en abril por lo escaso en lluvias y el enorme calor que hubo, ha creado un panorama muy propicio para estos desastres.

http://www.jardinesdesemiramis/protegetusplantasdecalorinas

Los primeros incendios destacados producidos en el País comenzaron con los de Doñana. Un incendio de velocidad tal que llegó a las puertas del parque natural con el mismo nombre, algo que no se había visto nunca, y que además arrasó un camping completamente del que se pudo salvar a tiempo a sus habitantes, y demás fincas, casas y terrenos cercanos.

Específicamente se detalló a través de la Junta de Andalucía que aquellos terrenos no se recalificarían después del incendio si era por especulación urbanística la intención de todo aquello.

Aún se están investigando las causas del incendio que parece se debió a un accidente fortuito por las brasas que escaparon de una empresa dedicada a la producción de carbón vegetal allí cerca.

Pero lo más llamativo fue el matiz desde el organismos gubernamental en donde se especificaba «la no recalificación del terreno para otros usos» que el de suelo natural. Es decir, que sí se autorizaba en otros muchos esa recalificación cuando ya había pasado el tiempo estipulado.

 

Hidroavión realizando ejercicios de pilotaje y vigilancia en Cadalso de los Vidrios (Madrid).

 

Legalmente, si esto se permite o se da pie a cambiar la ley a nuestro antojo, es un problema que nos amenaza. Por tanto parece que estos incendios provocados se producen porque al final compensa.

En Galicia a mediados de agosto se producían por la noche numerosos focos de incendios intencionados. En las provincias gallegas llevan sufriendo este problema décadas. Detrás, confiesan las autoridades locales, hay toda una larga lista de conflictos y venganzas personales más que especulación económica.

En la península ha habido otros incendios sonados antes incluso de llegar a mediados de agosto. Incendios como el de Teulada y Benissa, el de Guadalajara declarado a primeros de mes y muy próximo a la ciudad con todo un monte lleno de llamas de fuego, otro incendio en Ávila cercano al Parque Regional de Gredos, el incendio de Artés, el de Verín, el que se produjo en Jaén, en Ciudad Real, en Granada, el de Doñana que se mencionaba antes, el espectacular incendio del Parque Natural del Calar del Río Mundo y la Sima en Yeste, el de Albacete, el de Sierra Calderona, el de Alicante, el de Extremadura, el de Castellón, el de Valencia, ….y así una lista casi inacabable de incendios sólo a partir de julio este año y sólo ha pasado mes y medio.

En el caso concreto del incendio cerca de Yeste los habitantes denunciaron como se escucharon en las laderas del monte varias pequeñas detonaciones justo antes de que se declarasen al menos cinco focos de fuego.

Además, todo comenzó a media tarde que es el peor momento para que se inicie un fuego debido a la dificultad para la actuación de los efectivos contra incendio debido a la falta de visibilidad por la llegada de la noche. Como en otros casos en donde hay detrás un incendio provocado, no parecía que la hora hubiese sido escogida al azar.

 

Pinar de alto valor ecológico en el Parque Natural de Sierra de Guadarrama

 

Todavía nos queda otro mes y medio al menos, de sofocante calor y tiempo seco, y no parece que la situación mejore.

 

 

El Agua y el Clima

La Parte II de este artículo la puedes seguir en ese enlace:

 

Incendios: La Amenaza Vegetal Global (parte II)

 

 

Enlaces de sobre Seguridad:

http://www.guardiacivil.es/es/index.html

http://www.proteccioncivil.es

http://www.forestales.net

https://www.sobreincendios.com

Ministerios:

http://www.mapama.gob.es/es

http://www.interior.gob.es/

Oenegés:

https://www.tierra.org

https://www.ecologistasenaccion.org/

http://www.wwf.es/nuestro_trabajo_/clima_y_energia/

http://www.greenpeace.org/espana/es/

 

autor del artículo:

Jesús Pablo Alonso García

http://www.jesuspabloalonsogarcia.aguadul.com

http://linkedin.com/in/jesuspabloalonsogarcia

http://www.aguadul.eu

http://www.aguadul.com

http://www.blogjesuspablo.aguadul.com

@jpalonsogarcia

jesusp.alonso@gmail.com

 

Links de Interés:

www.terraecozen.com

www.jardinesdesemiramis.aguadul.com

www.aguas.bio

www.salutaris.online

 

Detalles de permisos sobre Foto 01 y Foto 02:

Foto 01:
John McColgan – taken by John McColgan, employed as a fire behavior analyst at the Forest Service, an agency of
the U.S. Department of Agriculture. / «Elk Bath» – A wildfire in the Bitterroot National Forest in Montana, United States / Dominio público ocultar términos – File:Deerfire.jpg – Creado el: 6 de agosto de 2000

Esta imágen o archivo es una obra de un empleado del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, creó durante el curso de los obligaciones oficiales del empleado. Como una obra del Gobierno federal de los Estados Unidos, este imágen es en el dominio público.

Foto 02:
El gran incendio de Roma.
Hubert Robert – http://www.kunst-fuer-alle.de/index.php mid=77&lid=1&blink=76&stext=caesar&cmstitle=Bilder,-Kunstdrucke,-Poster:-Caesar&start=80
Dominio público – File:Robert, Hubert – Incendie à Rome -.jpg